Tarta de frambuesas sin azúcar refinado

Hoy traigo una tarta de frambuesas muy fácil de hacer, que está riquísima y que además, no tiene ni una pizca de azúcar blanco refinado, por lo que es más saludable y nutritiva. Si a eso le sumamos que la mayoría de los ingredientes que he utilizado son ecológicos, y que las frambuesas tienen propiedades antioxidantes, ya tienes un postre redondo ^^

 

El azúcar que he empleado es la panela. También se obtiene de la caña de azúcar, pero a diferencia del azúcar blanco, no se somete a ningún proceso de refinamiento, por lo que conserva sus propiedades nutricionales intactas y además de calorías, también aporta proteínas, minerales y vitaminas. Lamentablemente, no es apta para diabéticos porque su índice glicémico es muy alto (IG 65).

 

A continuación tienes el vídeo y la receta escrita paso a paso. Espero que la disfrutes ^^

 

IMPRIMIR RECETA

INGREDIENTES PARA LA BASE (molde de 22 cm)

  • 190 g de harina de espelta semi integral
  • 80 g de harina de almendras
  • 80 g de panela
  • 125 g de mantequilla sin sal (cortada en cubos y fría)
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal

 

Opción SIN HUEVO: sustituir por una mezcla de 1 cucharada de semillas de lino o chía trituradas más 3 cucharadas de agua.

 

PREPARACIÓN DE LA BASE

1.- Ponemos en un bol la harina de espelta, la harina de almendras, la panela y la sal, y mezclamos todo bien.

2.- A continuación, incorporamos la mantequilla en cubos y fría, y mezclamos todos los ingredientes con nuestras manos. El resultado final debe ser una masa que se trabaje fácilmente, algo pegajosa, pero que no quede adherida a las manos.

3.- Una vez tengamos la masa lista, formamos una bola, la envolvemos con film y la dejamos en la nevera por un mínimo de 3 horas. Cuanto más fría esté la masa, mejor, especialmente si la temperatura ambiente es alta, ya que al tener un alto contenido en mantequilla se rompe con facilidad.

4.- Transcurrido el tiempo, procedemos a extenderla hasta que tenga un grosor aproximado de 2 mm. Como es una masa algo pegajosa, es importante utilizar bastante harina (sin pasarnos) a la hora de trabajarla, por lo que enharinamos tanto la superficie de trabajo, como el rodillo, como la superficie de la propia masa. De esta forma evitamos que se pegue y se rompa.

5.- Una vez extendida, la enrollamos en el rodillo con mucho cuidado y la desenrollamos sobre el molde que ya tendremos preparado sobre una bandeja con papel de horno. Lo más probable es que se rompa, así que no os preocupéis, ya que podemos reparar las pequeñas imperfecciones con nuestras manos.

6.- A continuación, retiramos el sobrante con un cuchillo, acabamos de perfeccionar la masa con nuestras manos para que quede perfecta y la perforamos con ayuda de un tenedor para quede plana y evitar que se hinche durante el horneado.

7.- Por último, la introducimos en el horno previamente precalentado, y la horneamos con calor arriba y abajo, a 180ºC, durante aproximadamente 20 minutos o hasta que los bordes comiencen a estar dorados. Una vez horneada, la sacamos y dejamos que se enfríe totalmente.

INGREDIENTES PARA LA CREMA PASTELERA

  • ½ litro de leche (puede ser vegetal)
  • 25 g de mantequilla sin sal
  • 45 g de maicena
  • 125 g de panela
  • 3 yemas de huevo
  • Piel de limón (a gusto)
  • Canela en rama (a gusto)
 

PREPARACIÓN DE LA CREMA PASTELERA

1.- En un cazo o cacerola, ponemos la leche, la mantequilla, la piel de limón y la canela en rama, y llevamos al fuego hasta que comience a hervir.

2.- Mientras, en un bol, ponemos la panela junto con la maicena y mezclamos bien. De esta forma, evitaremos que se formen grumos.

3.- A continuación, incorporamos el huevo y seguimos mezclando muy bien. Esta mezcla es bastante densa, así que os aconsejo que utilicéis una cuchara o una espátula para mezclarlo todo bien.

4.- Cuando la leche comience a hervir, la vertemos en el bol y seguidamente lo mezclamos todo muy bien con unas varillas.

5.- Después, volvemos a verter todo en el cazo o cacerola, pasándolo por un colador para evitar que caigan en la crema la piel de limón, la rama de canela y posibles grumos.

6.- Llevamos de nuevo al fuego hasta que la mezcla adquiera una consistencia espesa y comience a hervir. Entonces, apartamos del fuego y pasamos la crema a otro recipiente para que se enfríe más rápido.

7.- Tapamos con film transparente de modo que el film esté en contacto directo con la crema para evitar que se forme una costra en su superficie. Esto es lo que se llama filmar a piel. Dejamos que la crema se enfríe y la reservamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.

 

ACABADO DE LA TARTA

Una vez tengamos la base y la crema pastelera frías, procedemos a rellenar la base con la crema, sin llegar hasta el borde porque después vamos a colocar las frambuesas, y la extendemos lo más uniformemente posible.

Y ya sólo queda dar el toque final a la tarta, mi parte favorita. Colocamos las frambuesas en círculos hasta cubrir toda la superficie y por último, espolvoreamos un poco de azúcar glass con ayuda de un colador (opcional).

 

IMPRIMIR RECETA

 

Y voilà! Tu tarta de frambuesas ya está lista. Espero que te haya gustado y que te animes a hacerla en casa porque está riquísima, y recuerda que al no llevar azúcar refinado, es más nutritiva. Un abrazo y hasta la próxima semana,

Raquel.

 

SUSCRÍBETE Y DESCARGA AHORA GRATIS MI GUÍA BÁSICA PARA HACER POSTRES SALUDABLES


 

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *