QUINOA CON LECHE DE COCO

El arroz con leche es otro de esos postres que tienen el poder de transportarme a mi infancia de inmediato, de nuevo en la cocina con mi madre, mientras observaba cómo el arroz hacía chup chup (burbujitas) lentamente en la olla.

 

Hoy os traigo una nueva versión de esta receta tradicional que está igual de deliciosa y cremosa, sin azúcar refinado, apta para intolerantes a la lactosa y con un índice glucémico más bajo.

 

En esta versión, he sustituido el arroz por la quinoa, una semilla muy parecida a los cereales que además de ser rica en hidratos de carbono, destaca por su contenido en aminoácidos esenciales, y aporta minerales como el hierro, magnesio, fósforo y zinc, y vitaminas B2 y B3, ambas equilibradoras del sistema nervioso.

He escogido la quinoa por dos motivos: en primer lugar, porque tiene la misma capacidad saciante del arroz, pero me resulta más ligera que éste. Y en segundo lugar, porque su índice glucémico es menor y, por lo tanto, más recomendable para diabéticos.

El índice glucémico de la quinoa es de 35, lo cual es considerado como un valor bajo, mientras que el índice glucémico del arroz oscila entre 50 si es integral (valor medio) y 60-70 si es blanco (valor alto). Podéis consultar aquí el índice glucémico de los alimentos.

 

¿CÓMO PREPARAR LA QUINOA?

 

La quinoa contiene saponinas, un compuesto de sabor amargo que puede disminuir el valor nutritivo de la semilla. Por ello, es recomendable enjuagar los granos bajo un chorro de agua antes de cocinarlos.

 

Cocinar los granos es sencillo. Se ponen dos medidas de agua a calentar y, cuando rompe a hervir, se vierte una medida de quinoa, se tapa y se deja cocer a fuego medio-bajo hasta que haya absorbido el agua. Suele tardar entre unos 12 y 15 minutos.

 

 

 

IMPRIMIR RECETA

 

INGREDIENTES (3 raciones)

  • 400 ml de leche de coco (puedes utilizar otra bebida vegetal de tu gusto)
  • 100 g de quinoa cocida
  • 2 cucharadas de panela 
  • Piel de limón 
  • Canela en rama

 

Adaptación para diabéticos: sustituir la panela por xilitol o estevia. Cuidado porque estos endulzantes tienen mayor poder edulcorante. Es mejor empezar por una cantidad más pequeña e ir aumentando hasta que quede a vuestro gusto.

 

ELABORACIÓN DE LA QUINOA CON LECHE DE COCO

  1. Poner en una cacerola la mitad de la leche, la piel de limón, la canela en rama, y la panela. Llevar a fuego medio hasta que comience a hervir, removiéndolo de vez en cuando.
  2. Una vez haya comenzado a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos hervir a fuego lento durante un par de minutos para que la leche tome el aroma de la canela y el limón.
  3. Transcurrido ese tiempo, retirar la canela en rama y la piel de limón, y añadir el resto de la leche y la quinoa cocida. 
  4. Esperar que vuelva a hervir y lo dejamos así, a fuego lento, hasta que la leche se haya reducido y quede una consistencia melosa.
  5. En ese momento, retirar del fuego y hay dos opciones: o bien se pasa toda la quinoa a un recipiente grande y se conserva en la nevera para servir cuando se quiera, o bien se pasa a los recipientes individuales donde va a consumirse.
  6. Reservar en la nevera hasta la hora de consumir y listo!
 

IMPRIMIR RECETA

 

quinoa con leche de coco

 

Como ves, la quinoa no solo es estupenda para preparar ricos platos salados, sino también para hacer postres muy saludables y nutritivos. Espero que disfrutes muchísimo de esta receta cuando la pruebes. Mis mejores deseos,

 

 

 

SUSCRÍBETE Y DESCARGA AHORA GRATIS MI GUÍA BÁSICA PARA HACER POSTRES SALUDABLES


 

 

2 comentarios

    • rarodta
      31 marzo, 2020

      ¡Hola Ana María! Sí, la verdad es que es muy sencillo y está muy rico :). Cuéntame qué tal cuando lo pruebes. Un abrazo!

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *