Mermelada de frambuesas y semillas de chía sin azúcar

¿Te has planteado alguna vez que la mermelada puede ser la forma perfecta de aportar más fruta a tus desayunos y además, de forma saludable? ¿No? Pues prepárate porque vas a alucinar con la receta que te traigo hoy: una mermelada elaborada sin azúcar y en crudo para aprovechar al máximo las propiedades antioxidantes de las frambuesas. Además, es muy fácil y rápida de preparar. ¡Vamos allá! 

 

INGREDIENTES

  • 200 g de frambuesas
  • 100 g de dátiles deshuesados
  • ½ cucharada de semillas de chía
  • 1 cucharadita de zumo de limón

 

Nota: en principio, los dátiles perfectos para elaborar esta receta son los Medjool porque son más carnosos y aportan una textura más sedosa. Si no los encuentras como fue mi caso, puedes utilizar dátiles secos y dejarlos en remojo en agua tibia una media hora.

 

 

IMPRIMIR RECETA

 

ELABORACIÓN PASO A PASO

1.- Tritura los dátiles en un procesador de alimentos hasta obtener una pasta.

2.- Añade 150 g de frambuesas y sigue triturando hasta que todo esté bien mezclado.

3.- Vierte la mezcla en un bol e incorpora el resto de las frambuesas para aplastarlas un poco con ayuda de un tenedor. De esta forma, habrá pequeños trozos de fruta en la mermelada, pero si no te gusta sentir los trozos de fruta, puedes optar por triturar todas las frambuesas desde el principio.

4.- Añade el zumo de limón y las semillas de chía. Mezcla todo bien, y deja reposar la mezcla unos 15 minutos, removiéndola de vez en cuando. De esta forma, la mermelada va a espesar y vas a aprovechar todas las propiedades de las semillas de chía.

5.- Por último, guarda la mermelada en un tarro de vidrio hermético y conserva en la nevera. Consumir en el plazo de una semana.

 

 

AQUÍ PUEDES VER EL VÍDEO

 

Y ya tienes una deliciosa mermelada de frambuesas y semillas de chía sin azúcar para disfrutar de tus desayunos y los de tus hijos de forma más saludable. Si prefieres utilizar otro tipo de fruta, esta receta también queda muy bien con fresas o ciruelas. Es muy importante que tengas en cuenta la acidez de la fruta para adaptar el dulzor a tu gusto y añadir mayor o menor cantidad de dátiles.

 

Eso es todo por hoy. Espero que te haya gustado la receta y si es así, me harías muy feliz si la compartes en tus redes sociales. Espero tus comentarios y como siempre, muchas gracias por estar ahí. Nos vemos la semana que viene con otra receta bien rica. ¡Ciao!

 

Fuente de la receta: “Repostería sana”. Henrietta Inman. Ed.Blume.

 

SUSCRÍBETE Y DESCARGA AHORA GRATIS MI GUÍA BÁSICA PARA HACER POSTRES SALUDABLES


 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *