10 Harinas sin gluten para hacer unos postres de 10

En el artículo anterior te hablé del gluten y de cómo conseguir buenos resultados sin incluirlo en tus postres. También te expliqué cómo hacer tu propio mix sin gluten casero para hacer postres ricos y saludables aptos para celíacos.

Hoy voy más allá, y te hablo de 10 harinas sin gluten y algunos almidones que puedes encontrar fácilmente en el mercado para que tus recetas sin gluten sean irresistibles. ¡Vamos allá!

He agrupado las harinas en categorías dependiendo de su origen:

 

HARINAS DE CEREALES SIN GLUTEN

 

1. HARINA DE ARROZ

Es una de las más empleadas para realizar platos sin gluten, ya que es un alimento muy completo y energético. Contiene los doce aminoácidos esenciales, además de vitaminas y minerales.

Se trata de una harina muy adecuada para experimentar con postres sin gluten por su textura fina y sabor neutro. Combina muy bien con la harina de trigo sarraceno y con la harina de teff, y si quieres un toque extra de sabor, puedes utilizar gofio de arroz (arroz tostado y molido).

En el caso de masas que necesiten levar (bollería), no conviene utilizar sólo harina de arroz porque su contenido en proteínas es insuficiente, sino que deberemos combinarla con otros tipos de harinas más ricas en proteínas y añadir, como ya os comenté en el artículo anterior, un aglutinante como por ejemplo el psyllium.

 

2. HARINA DE MAÍZ

El maíz es una fuente excelente de hidratos de carbono (especialmente almidón), fibra y minerales. Es una de las principales harinas que se emplean para sustituir la harina de trigo, junto con la harina de arroz, y es ideal para repostería porque es de las más dulces. De esta manera, también puedes utilizar menos cantidad de endulzante en tus postres.

Te recomiendo utilizar siempre harina de maíz ecológica a fin de evitar que proceda de cultivos modificados genéticamente.

Al igual que sucede con la harina de arroz, es mejor combinarla con otras harinas más ricas en proteínas para conseguir un buen resultado y que el bizcocho no se desmorone por la falta de gluten.

 

3. HARINA DE TEFF

Descubrí este cereal hace poco en un curso de panadería sin gluten y me sorprendió por su sabor ligeramente dulce. Es el principal cultivo de Etiopía, y es un cereal muy energético que tiene los aminoácidos esenciales para el organismo, así como elevadas cantidades de hierro, proteínas y fibra.

A diferencia de otros cereales sin gluten, éste destaca por su alto contenido proteico, por lo que puede emplearse para masas que necesitan levar (bollería).

Además, contiene carbohidratos de liberación lenta, por lo que no dispara el contenido de glucosa en sangre, siendo también favorable para diabéticos.

Esta harina combina muy bien con las frutas de otoño-invierno, y con el chocolate negro. Si queréis saber más sobre este cereal, AQUÍ y AQUÍ tenéis artículos muy completos.

 

HARINAS SIN GLUTEN DE PSEUDOCEREALES

Los pseudocereales son plantas de hoja ancha que, aunque no pertenecen a la familia de los cereales, se llaman así porque sus usos y propiedades son muy similares.

 

4. HARINA DE TRIGO SARRACENO o ALFORFÓN

A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con el trigo. No obstante, su composición es muy similar, razón por la que se utiliza mucho a la hora de preparar postres y panes sin gluten.

Tiene un valor nutritivo muy elevado. No sólo es muy rico en proteínas, sino que también tiene un alto contenido en magnesio y antioxidantes. Para saber más sobre este cultivo podéis leer este artículo.

Al tener una composición tan similar a la del trigo, se puede sustituir en la misma cantidad. No obstante, el trigo sarraceno tiene un sabor peculiar que te puede resultar algo fuerte si no estás acostumbrado, por lo que te recomiendo que lo combines con otras harinas y almidones para obtener una elaboración más rica, y vayas probando a incrementar su proporción poco a poco.

Combina muy bien con la harina de trigo integral y la harina de castañas.

 

5. HARINA DE QUINOA

La quinoa destaca por su alto valor nutritivo, sobre todo por su contenido en proteínas y los ácidos omega 3 y omega 6. Además, aporta mucha fibra y es rica en minerales como el potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc. También tiene un buen contenido en vitamina E, que es antioxidante.

Va muy bien para nuestros postres porque tiene una textura y sabor muy agradables, y además, tiene un bajo índice glucémico, lo que es una ventaja para los diabéticos.

 

6. HARINA DE AMARANTO

La semilla de amaranto contiene mucha más proteína que los cereales. Además, es fuente de ácido fólico y rico en calcio, hierro y fósforo. Entre sus propiedades está la prevención de la osteoporosis, la diabetes y la obesidad.

En las galletas confiere un toque crujiente muy interesante.

 

OTRAS HARINAS SIN GLUTEN

 

7. HARINA DE GARBANZOS

Es un alimento muy nutritivo. Proporciona altas dosis de proteínas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y fibra. Esta harina es perfecta para hacer postres y panes sin gluten en combinación con otros tipos de harina que son más pobres en proteínas, pero tienes que ajustar muy bien la proporción de cada una, ya que el sabor de la harina de garbanzo es muy característico y tiende a destacar sobre los demás sabores. Así, que como te digo siempre, lo mejor es que experimentes hasta encontrar la proporción que más te guste ^^

Como dato curioso, te diré que esta harina también puede emplearse para sustituir el huevo. ¿Cómo? Tranquila, lo veremos en un próximo post ^^

 

8. HARINA DE ALMENDRAS

Los frutos secos en general son una fuente importante de proteínas, vitaminas y grasas saludables. Esta harina es estupenda para postres por su sabor dulce natural, lo que permite reducir la cantidad de endulzante que incorporas a la receta, y porque combinada con otras harinas, mejora la textura de galletas, tartaletas y bizcochos.

 

9. HARINA DE CASTAÑAS

La castaña se caracteriza por ser el fruto seco menos calórico, ya que su composición se parece más a la de un cereal que a la de un fruto seco. Por lo tanto, resulta un ingrediente energético y poco graso, y estas pocas grasas son “grasas buenas”.

Resulta una harina muy buena para postres por su textura fina y su sabor intenso y dulce. Además, tiene un índice glucémico bajo, por lo que es apta para diabéticos. (Ojo, esto no quiere decir que un postre, solo por el hecho de estar elaborado con harina de castañas sea apto para diabéticos. Habría que cuidar el resto de ingredientes).

 

10. HARINA DE ALGARROBA

La algarroba pertenece a la familia de las legumbres, y es muy rica a nivel nutricional, ya que es una fuente muy importante de proteínas, vitaminas A, B1 y B2, y minerales como el calcio, magnesio, potasio, etc. Además, las semillas de algarroba son muy ricas en mucílagos, los cuales tienen una acción antiinflamatoria de las mucosas y reducen la irritación de las vías respiratorias y digestivas.

Por otro lado, la algarroba contiene azúcares naturales, por lo que esta harina es ideal para repostería y puedes reducir la cantidad de endulzante de tus postres.

 

ALMIDONES o FÉCULAS

Los almidones o féculas se emplean en combinación con las harinas sin gluten para mejorar la estructura de la masa, ya sea de bizcocho o de pan.

 

ALMIDÓN DE MAÍZ o MAICENA

El almidón de maíz funciona de maravilla en combinación con las harinas para obtener productos sin gluten. Cómpralo ecológico y asegúrate de que no procede de maíz modificado genéticamente.

Puedes utilizar solamente almidón de maíz en una receta, pero te recomiendo que lo combines con otros almidones como el del patata o el de tapioca. De esta manera, se complementan y el resultado es mejor.

¡OJO! La harina y el almidón de maíz son productos diferentes, así que no puedes sustituir uno por otro a la hora de adaptar una receta.

 

ALMIDÓN DE PATATA

Este almidón tiene un poder espesante superior al resto de almidones y aporta un extra de humedad a las preparaciones. Puedes encontrarlo en algunas tiendas de productos ecológicos, pero ¡OJO!, al igual que ocurre con el maíz, la harina y la fécula de patata son dos productos diferentes y no intercambiables.

 

ALMIDÓN DE TAPIOCA

La tapioca se extrae de la raíz de una planta tropical llamada mandioca y tiene unas propiedades muy similares al almidón de maíz. Este almidón es especialmente apreciado en repostería por su sabor neutro y porque es muy digestivo.

 

Con este artículo acabo todo el ciclo dedicado a las harinas, tanto con gluten como sin gluten. Ahora solo te queda experimentar para ver cuáles son tus favoritas y en qué proporción te gustan más. Te dejo aquí el enlace a todos los artículos relacionados por si te has perdido alguno:

 

Y ahora cuéntame…

¿QUÉ POSTRE SIN GLUTEN QUIERES APRENDER A HACER?

 

Un abrazo y hasta la semana que viene. ¡Ciao!

Raquel

 

Bibliografía consultada:

Cereales sin gluten. Acceso en Internet: https://blog.allergychef.es/cereales-sin-gluten/

Harinas sin gluten. Acceso en Internet: https://blog.allergychef.es/harinas-sin-gluten-esas-grandes-desconocidas/

El teff, un cereal con futuro apto para celíacos. Acceso en la siguiente web:  http://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/el-teff-un-cereal-con-futuro-apto-para-celiacos

Todo sobre la quinoa: propiedades, beneficios y su uso en la cocina: Acceso Internet: http://www.vitonica.com/alimentos/todo-sobre-la-quinoa-propiedades-beneficios-y-su-uso-en-la-cocina

El amaranto y sus beneficios. Acceso Internet: http://www.amaranto.cl/noticia/amaranto-y-sus-beneficios-para-la-salud.html

“Repostería Sana”. Henrietta Inman. Editorial Blume.

Fuente de la foto de portada: sutterstock

 

SUSCRÍBETE Y DESCARGA AHORA GRATIS MI GUÍA BÁSICA PARA HACER POSTRES SALUDABLES


 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *